lunes, abril 05, 2010

Dios los crea... el diablo los junta...

Así lo dice el viejo adagio.

Dios los crea, el diablo los junta…

Supongo que en este sentido, también se aplica lo de la famosa ley de atracción.

Les he contado algo ya de la vecina con la que andamos de compinche últimamente después de la experiencia traumática del terremoto. Yo las veces que la veía antes de eso, siempre la percibí como una persona feliz y completa, pues constantemente la veías contenta, animosa, y con un millón de amigos.

Porque de que la chiquilla es sociable, lo es.

A medida que la he conocido, me he dado cuenta que la situación no es tal como se la ve.

Es adicta a los libros de autoayuda, medita, va al gimnasio, es coqueta y vanidosa, lee el tarot, hace masajes y práctica el Reiki… pero nada de eso le ha quitado el hecho que sea una muchacha incompleta espiritualmente y me refiero específicamente a sus elecciones.

Y conste que no lo digo en plan de crítica, porque la muchacha en cuestión me cae muy bien.

Según lo que ella misma me ha dicho, todo esto lo hace para sanar uno de sus grandes defectos.

El hecho de atraer comprometidos de todo tipo y para rematarlo, viejos y feos.

Es decir, tiene un historial largo y tortuoso de relaciones con casados y tipos problemáticos.

Tiene mucha experiencia, según ella, antes se comía todo lo que caminara…lo que incluía solteros, casados, comprometidos exceptuando niños jajaja. Que el filtro utilizado no era muy eficaz y que estuvo diez años de amante con un casado que la tuvo enamorada perdidamente y pues pasó lo que tenía que pasar, se separaron porque obviamente el casado en cuestión jamás dejaría nada por ella.

El problema, es que hoy por hoy, sigue enfrascada en un problema similar.

Ósea, los años invertidos en libros y filosofías no le han servido más que para asumir su resignación con filosofía.

Tiene una relación de tres años con un tipo de cincuenta y tantos, feo como él mismo – según la propias palabras de ella – que tiene varias historias pasadas, incluyendo una pareja actual con la que tiene hijos y el ultimo con síndrome de down que según él, es la razón del por qué no se separa a pesar de “quererla” mucho.

Últimamente, y después del terremoto, como es de suponer, el tipo al parecer empezó a valorar a su familia y está alejado de ella, lo que por supuesto, no la tiene muy contenta y a pesar de mantener el optimismo, ha tenido que recurrir a toda su fortaleza “autoayudistica” para no sincronizar en mala con la mentada situación.

Sinceramente, pensé que ella me serviría además de compañía para superar mi propia historia idiota, pero verla a ella aún en esa situación a pesar de los innumerables esfuerzos que ha hecho para salir del circulo vicioso, como que mucha esperanza no me entrega, no sé si me hago entender…

No digo que abandonaré su amistad ni cosa parecida, como dije, me simpatiza mucho y lo cierto es que me ha ayudado a socializar un poco más de lo que estoy acostumbrada, pero inevitablemente siento que ella trata de sanar sus propias heridas a través de mi y supongo que es lo mismo que pretendo yo y lo agradezco, porque según sus propias palabras “me entiende tanto que le recuerda la que ella era cuando estuvo en mi situación”… como si en cierta forma fuera una misión que ella misma se autoimpuso.

Es decir, quiere curarme a mí como para sentirse curada ella.

O por lo menos eso siento. Pero ella también se siente sola, obviamente al no tener certezas ni de amor ni compañía verdadera, con uñas y dientes se aferra a quienes la hacen sentirse bien, y como yo resulte ser el perfecto espécimen para su absolución, ya parezco su “novia”.

Me incluye en todo, quiere invitarme a todo lo que va ella, le encanta que me pase horas y horas en su departamento, sin pedírselo se ofreció cuidar a mi perrito cuando yo no este si es que lo necesitase, quiere incluso cocinar para ambas… y no me molestaba, hasta que hace unos días me di cuenta que esta amistad se puede convertir en una peligrosa relación amistosa adictiva. Para ella y para mí.

A que me refiero con esto. Mi propia filosofía y la vida me ha enseñado a vivir por mi misma y sin depender de nadie – por lo menos en lo referido a la amistad – y esto lo ejemplifico tan simple como en que hasta me acostumbre a almorzar y hacer todo sola cuando no contaba con compañía y ya me había acostumbrado a eso y hasta me gustaba.

Pero necesitar a alguien siempre para ir a un lugar u otro, ir de compras y todo eso, o simplemente pasar la tarde sola en mi departamento no se había convertido en un gran problema hasta ahora.

La soledad post papanistica que he nombrado en variadas ocasiones es distinta en este caso a lo que me refiero en este post… no sé si me doy a entender…

El asunto es que ahora nuevamente estoy sintiendo esa necesidad de estar siempre en compañía y eso no me gusta demasiado porque hubo un tiempo en que me sucedió lo mismo en plan adicción amistosa fraternal y todo termino como la mierda.

Aprendí en aquel entonces que no podía depender de mis amistades para todo, y que tenia que acostumbrarme a estar sola, porque así es como estamos todos.

Y esta chiquilla me ha provocado esto últimamente. Ella también trata de tapar sus carencias conmigo y me he convertido en su desafío de sanación, lo que por supuesto, con lo orgullosa e idiota que soy, no me gusta para nada, además de recordarme dolorosas escenas del pasado.

Pero insisto, no quiero pasar de mal agradecida ni cosa parecida, por si algún listillo/a me sale con eso, sólo quiero explicar la sensación que me provoca el hecho de depender de alguien.

Si la dependencia al papanatas ha sido un verdadero lastre para mi, la dependencia amistosa tampoco ayuda demasiado a lo que estoy intentando lograr. A eso me refiero.

Ya hemos hecho muchas cosas juntas… y lo he pasado bien, que duda cabe, pero tampoco quiero que se convierta en una necesidad.

Así que si bien, ya compartimos en muchos sentidos, quiero frenar este asunto y darme el espacio necesario para que si, sea una gran amiga, pero que no se convierta en una relación simbiótica.

Insisto que no quiero dejar su amistad, solo poner un poco de distancia, esa que es tan necesaria para respirar.

Por ahora y para cambiar el tema, lo que me ha tenido entretenida y entusiasmada, han sido las vicisitudes de la llegada de mi perrito, que ya me entregarán este sábado 10 de abril, y cuan “madre” preparando el ajuar de un recién nacido, ya le he comprado su respectivo dispensador de agua y plato de comida, su camita, su correa y su cepillo de pelo.

Como lo prometido es deuda, aquí van unas fotitos de la esperada mascota. Les presento a Teru. jejeje...

6 comentarios:

Elina dijo...

yo tambien consiero nekki que uno no puede depender siempre de una sola amiga , por que tarde o temprano cuando ella no pueda estar disponible para nosotros, realmente la pasamos mal, asi que es bueno que salgas y tengas otras amistades y tampoco considero bueno que estes sola completamente, yo creo que todo tiene su proceso y cuando estamos tratando de superar una mala relacion tendemos a pasar por el proceso de soledad pero no enfranscarnos solo en esa etapa. cuidate y besikos. P.D. QUE BONICOOOOOOOOOOOO PERRITO . ainsss que ganas de comerselo a besos jajaja.

Adolfo Payés dijo...

Que gusto volver a leerte.. después de mi ausencia.. me quedo como siempre por tu espacio..

Bello placer disfrutar de tus letras.


Un abrazo
Saludos fraternos..

florci dijo...

hala nena que perrito mas precioso, que monada tia, debes estar loca con el, que cosita!!!
lo de la compañia de esta chica, pues que decirte, tu ya has tenido esa experiencia, y sinceramente yo te hablo desde mi perspectiva y desde lo que me ha pasado a mi;
en las amistades, es mejor dejarse un poquito de libertad, eso de estar todo el santo dia una detras de la otra al final acaba jodiendo las cosas porque todos necesitamos nuestro espacio, a mi me ha pasado algo asi, que era uña y carne con una compañera hace muchos años y luego, cuando todo se fue al garete me sentía fatal,vacia y que necesitaba esa amistad, se pasa mal, la verdad así que cuidate e intenta que haya un mínimo de separación, es mi consejo.
cuidate mucho y un besazo, para ti y para ese pedazo de bomboncito de perro!!!!

Candy dijo...

Qué monada de perrito, ¿qué tal se porta?

Lo de tu vecina, pienso que es bueno que mantengáis un poco de espacio, a veces es bueno estar sola y hacer cosas por ti misma, y si no pones ese espacio te puedes terminar agobiando.

Un besito.

Zita dijo...

¡Hola Nekki! ¿Post's de Amanda? Hace mucho que no la leo, pero de ser esta su linea, voy corriendo. Pero he perdido el link de su página. ¿Me lo das?

simplemente yo dijo...

Teru muy muy bonita. Por cierto lo de la amistad es algo peliagudo, tomatelo con calma, pero no te impongas límites que no sientes. Es decir, si te apetece hacer las cosas con ella,hazlas, eso no implica que si fuera necesario no serías capaz de hacerlas sola, eso no es dependencia. Pero eso sí, si te apetece espacio y todo eso pues hazlo también, es decir, haz siempre lo que te apetezca, y no te preocupes del futuro. Besos